Experiencia de activación cultural desarrollada de manera colectiva con las vecinas y vecinos donde estamos viviendo actualmente. Se ha dejado una estantería en el último tramo de la escalera que sirve como punto de intercambio de libros y películas. El funcionamiento implica respeto y generación de lazos vecinales y sociales. Se repartió una hoja en la cual se invitaba a participar y se explicaban las bases para el correcto funcionamiento del proyecto, resumidamente es un uso responsable y colectivo, y respetar el estado de los libros.
Ceder y tomar libros. Con esta experiencia estamos generando una red colectiva de difusión cultural y vínculos entre nosotros. A partir de esta acción hemos empezado a dar otros usos a los espacios comunitarios de la vivienda, como la terraza, en el cual hemos empezado a preparar un entorno para cultivo ecológico en maceta, y gracias a la cesión de la luz por parte de la vecina del ático, montar un cine-fórum vecinal.

Se ha conseguido un reactivamiento político y cultural dentro de la vivienda por parte de los propios habitantes que han sido los que han generado las propuestas y han colaborado en que estas sean posibles.