Wasting my life on Internet // 2018

El dia 12 de septiembre del 2018, la Unión Europea aprobó la nueva normativa sobre el copyright en Internet. Aunque su impacto no es previsible debido a la mutabilidad inherente de las redes digitales, es muy probable que regular el marco de contenidos mediante leyes del copyright en plataformas colectivas como Wikipedia o Youtube limite la libertad de expresión de sus usuarios y usuarias.

Antes de ser aprobada surgieron voces críticas con la reforma y se organizaron recogidas de firmas, incluso Wikipedia “cerró” durante una semana. Frente a la posible prohibición de los memes, me dediqué a crear una copia de seguridad analógica. He dibujado en papel cada frame que compone los gifs que compartimos por internet. Gifs de origen difuso que nacen sin propietario/a, pasean por internet, caducan, vuelven a ponerse de moda, nos hacen perder tiempo. Definitivamente son una nueva forma de comunicación.

Tal como expone Nicolas Bourriaud en su libro Postproducción (2002), los usuarios y usuarias de cualquier tipo de información (música, video, fotografía…) formamos parte activa en el proceso comunicativo mediante estrategias como la edición, la copia o la redifusión. Han pasado 16 años de la escritura de este libro y la expansión e incidencia del uso de Internet ha confirmado este nuevo re-escribir que, además, se ha incrementado con el uso de redes sociales y teléfonos móviles con 4G. Wasting my life on Internet reformula el estatus de creador artístico al reubicarlo en Internet. Y, además, pretende defender la libertad creativa desde el absurdo que supone intentar copiar y almacenar en papel cada meme generado, un absurdo similar al de implantar leyes obsoletas, como las del copyright, en Internet.